Delirios de una mente trastornada

El tango de la Paranoia


Y la Paranoia me ataca
lentamente.
Me muestra mil y una posibilidad.
Que todo sea
asombrosamente
un juego.

El silencio te saca a bailar
y tú siempre dispuesta
das vuelta por mi cabeza.
Ésta tu música depravada
aumenta  con emoción.

Oh! Maldita
por qué no contestas
cuando te llamo.

Y mi inseguridad grita,
muy adentro,
con melodía y en forte,
es todo un crescendo.

Otra voltereta; un movimiento
de cadera
y para terminar
un abrazo declaratorio:
Será esto amor.

Anuncios

2 comentarios

  1. El silencio no es “otorgar”… y es un arte interpretar cada gesto de silencio.
    Pero sabemos que es inevitable la paranoia, en tanto forma de locura.
    Excelente post. Muak!

    19 septiembre, 2010 en 10:13 PM

    • Creo que solo aprendi a pintar con la ausencia y no con el silencio.

      22 febrero, 2011 en 4:24 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s