Delirios de una mente trastornada

Laberinto


Haz abierto la puerta
de tu torre
excitado y exaltado
he entrado corriendo

Subido las interminables escaleras
escalado paredes borrascosas
saltado abismos
y peleado con tus demonios

Solo para llegar
a este paradójico laberinto

Olvidado y descuidado,
sus paredes de espinas,
las raíces desatendidas
son razón de mi perdón

Traigo conmigo palabras cortantes,
olvidos que me hacen tropezar,
una cajita de ilusiones
y mucha emoción

¿Serán mis posesiones suficientes
para cuidar este laberinto?
¿Será esta emoción un compás
con el cual podré encontrar
el tesoro al final de este meandro?

-Imagen tomada de aqui

Anuncios

Una respuesta

  1. “En mi laberinto sin minotauro te llamo Teseo”…
    Habrá que hacer menos escabroso el camino… ahí me encargo yo.
    Excelente post, increíble.

    11 octubre, 2010 en 12:37 AM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s