Delirios de una mente trastornada

Una nota personal


Hay días en los que sé que piensas que más mal no puede pasar; que esto es todo, que hasta aquí llegó. Ruegas por un suspiro, maldita traslación solar, malditas sean las Moiras que han tejido con alambre de púas tu destino.

Hay días en los que sé, te sientes mujer. En los que eres humana y quieres comprar botas moradas para proteger la felicidad que te incita a divagar. Y te preguntas, te culpas, días en los que te quieres romper, como se rompe el suelo seco en un terremoto.

Momentos en los que te acuestas al amanecer, para que el día no termine jamás; para que no empiece otra vez la duda del qué pasará. Queriendo detener la caída de la arena. También los hay, esos en los que no puedes dejar de observar cómo se desliza el agua en tus manos frías, se congela y al caer explotan mil cristales salados.

Hasta quisiera pensar, que hay días en los que bajo la capa de un caballero, hechizada por un mago, logras volar en el lomo de un dragón. Ves hacia el cielo y al acercarte al sol, con tus ojos lo haces explotar.

Después de todo, en la oscuridad, se escriben las mejores historias…

Anuncios

4 comentarios

  1. Dani Flores

    “en la oscuridad, se escriben las mejores historias…” Esta muy bueno! 🙂

    23 enero, 2011 en 9:48 PM

    • Que dicha que pasastes por aca, gracias por el coment. Esa frase es bastante personal, la mayoria de las veces escribo las cosas que mas me gustan con solo la luz del monitor..Jejeje. Ademas que la luz hace de los contornos un poco dificiles de identificar.

      24 enero, 2011 en 11:58 AM

  2. Sorprendete… sin palabras…
    Gracias :-*

    ESTADOS DE ÁNIMO (M. Benedetti)

    Unas veces me siento
    como pobre colina
    y otras como montaña
    de cumbres repetidas.

    Unas veces me siento
    como un acantilado
    y en otras como un cielo
    azul pero lejano.

    A veces uno es
    manantial entre rocas
    y otras veces un árbol
    con las últimas hojas.
    Pero hoy me siento apenas
    como laguna insomne
    con un embarcadero
    ya sin embarcaciones
    una laguna verde
    inmóvil y paciente
    conforme con sus algas
    sus musgos y sus peces,
    sereno en mi confianza
    confiando en que una tarde
    te acerques y te mires,
    te mires al mirarme.

    23 noviembre, 2010 en 8:02 AM

    • Grande Benedetti, muchas gracias por tu apreciacion.

      24 noviembre, 2010 en 12:49 AM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s