Delirios de una mente trastornada

Cámara acorazonada


“We are, all of us, growing volcanoes that approach the hour of their eruption; but how near or distant that is, nobody knows — not even God.”

Niño dulce que solo
habitas las rojas cuevas
que residen muy adentro
¿qué ves a través de las grietas?
dime si es tu sangre que corre
y al bajar por las laderas prende las setas,
drogando así tu piel, dejándote sin nombre.

Niño crudo que irrumpes
el silencio con tu tambor
has que vibre la tierra,
has que de tu boca salga el fulgor
(reverbera hasta el gaznate)
De otros eres, en la cumbre, veedor.

Hijo de la madre Gea
escondido y extraviado
en esa brillante morada.
Hijo irresoluto y olvidado
de padre cornudo y amo del pecado,
llora y grita,
has de las nubes un velo,
has de tus lagrimas un rio de fuego.

Hijo que quemas en la hoguera
de tu incomprensión a putas
y princesas, que disuelves
las rígidas y severas piedras.

Hijo no crezcas
que la caverna
es pequeña;
niño no salgas
que afuera
el mundo
es frio.

Pobre y derruido crio
no abras tus ojos que secas el rio.

Site oficial del artista aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s