Delirios de una mente trastornada

Muere un mono azul (Segundo Capitulo)


Nota aclaratoria: Aunque originalmente el cuento corto Muere un mono azul estaba terminado este nuevo cuento encuentra un lugar perfecto entre las paredes de esa institución psiquiátrica. Por lo que decidí que fuera un segundo capítulo.

______________________________________________________________________________________________

El día empezó con un pálido color ocre, que mas que verse se impregnaba en la piel tapando los poros y al hacerlo manchaba la piel convirtiendo su usual blancura en algo parecido al azul. No cualquier azul, no, este era del tipo que se encuentra solo en las cercanías de las estepas, sí, esas en las que habita el lobo.

Empezó con un allegro, lento y con una calidez que incrementaba con cada mirada voyerista a la cotidianidad de la vida actual.

Al dar el primer paso entre en razón, ese ocre eran en realidad un amarillo brillante, que por la amargura del despertar había sido cubierto por ese dulce velo que es el estado entre la vigilia y el sueño. Este repentino cambio en la perspectiva me obligo a restregarme con furia los ojos ¿Dónde había estado este amarillo todo este tiempo? ¿En qué isla de la negación se había ocultado? Pero más importante ¿Con que propósito?

Decidí en ese momento, tras esa última pregunta, que no mancillaría el esplendor que en mi sucia piel era reflejado, con la claridad del agua. Al no encontrar traje que opacara este, ahora sereno, amarillo; que protegiera la negrura de mis adentros, acepte que la desnudes seria en este extraño día un silicio con el que rendiría culto a mi ego.

Después de todo era imposible enfocar cuando hasta el aire parecía explotar con sinceridad. Ellos, los jueces, seguro estarían ciegos, sus ojos atrofiados y llenos de cataratas jamás soportarían color tan puro.

Así pues, salí a saludar con mi libertad al mundo y al hacerlo de mis adentros el asombro me deleito con una sinfonía. Este nuevo filtro le daba a las cosas más sencillas una cierta alegría inocente. Los carros cruzaban el negro asfalto como cometas en el firmamento, el agua de los caños era de una definición hiperrealista y los edificios ¡Oh los edificios! Eran catedrales góticas desgarrando las nubes, iluminadas desde adentro por aquellos bombillos de cuartos que raramente veían la luz.

El adoquinado camino amarillo despertó un ansia por volver a casa. Pero mis ojos recién abiertos ardían como arde la sangre de un adicto. Necesitaba mas ¿Ocupaba mi cuerpo el amarillo? ¿O era este vivido color un ser en el que habitaba yo como simbiote?

Me adentre con intriga en la cuidad y en el horizonte, como punto focal de este impresionante e impresionista cuadro había una pequeña silueta. El contraste, imperceptible para un ojo no acostumbrado a ver musas, afirmo que el color de aquella figura era el de la tierra mojada; de ella emanaba este maravilloso amarillo.

En oleadas su intensidad era consumida y luego expulsada. Asustado me dije que me encontraba frente a una fuerza de magnitud cósmica. Las reacciones químicas neuronales incrementaban con cada ola, al sentir, lentamente primero y luego con ferocidad el viento deteniendo mi cuerpo caí en cuenta que corría hacia ella con todas mis fuerzas.

La frecuencia de estos lapsos recicladores del amarillo incrementaba con cada cuadra recorrida y con ella la sudoración que siempre va acompañada de la sed.

La grasa del olvido fue evaporada; la “libertad” convertida en la sabiduría que llega con el análisis de las experiencia. Comprendí la verdadera desnudes, la que te hace ser humilde, no por debilidad si no por una tener una voluntad capaz de prometer.

Esquelético, sediento y desnudo llegue finalmente al punto focal de esta obra, a esta silueta. Caí arrodillado y luego de un corto instante mi cara golpeo el suelo y todo fue negrura.

-Puede creerlo Claudia, lo dejaron libre, finalmente aprendió a ver los monos azules-

-Entre tranquila, desde su accidente mantenemos a todos los pacientes sedados-

Anuncios

2 comentarios

  1. alelí

    y donde esta la primera parte???
    Este me gustó mucho, finalmente se está liberando de la pretención y está empezando a sentir y a crear arte de verdad!!!

    2 abril, 2011 en 10:41 AM

    • Wow gracias por un comentario tan alabador, si deje de pensar en como decir las cosas y empece a pensar en como sentirlas, que dicha que funciono. La primera parte la podes leer en el link que esta al comienzo de post, Muere un mono azul, o en el compilado que ves en las categorias. Gracias por leer mi silueta.

      2 abril, 2011 en 1:54 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s