Delirios de una mente trastornada

Recordando una noche


En algún bar del centro
donde la birra huele
estancada de tanto recuerdo
le enciendo un cigarrillo
a ese amigo que siempre esta contigo,
ese que a veces se queda conmigo
por días después de que te vas,
ese que me obliga a seguir de fiesta,
a nublar mi razón
y escribir poemas como estos
sabiendo que jamás vas a entender
lo que es estar pidiendo que llegue
la noche y su negra amiga
para poder deletrear el nombre
de tu cercano amigo

-anda Amor, déjame las últimas tres-

(mientras lo escribia escuchaba esto en el bar)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s