Delirios de una mente trastornada

Juntos


El humo se acomoda
en mis pulmones,
el café pasa por mi cuerpo
tornándose amarrillo.
Pero tu sabor
se mete, irrumpe
en mi conciencia
abriendo mis neuronas
a una orgia,
una tormenta angelical.

Un corto choque eléctrico
trae la pregunta:
¿Será?

Iluminado imploro
el rush químico…

¡Ven maldito, déjame pasar!

No,  señora de negro
con usted ya no quiero mas
No me coja,
que su abrazo ya
me da igual.

Es a ella a la que quiero
desnuda y en pedestal,
frente a los jueces
que a ti parca
alguna vez te hicieron
reina y patrona
de mi potestad.

Señores, les presento
mi caso.
Con miradas,
caricias y orgasmos
mi razón casó.
Pero el miedo,
ese el de la inquisición,
su irrefutable error
encontró.

Les pregunto caballeros
¿Sera que me engañó?
¿Sera que me ama?
¿Sera que es ella
o será que soy yo?

No respondan verdugos;
no quiero que sea
ni el uno ni el otro,
quiero que seamos
los dos.

Link al site de la artista de la imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s