Delirios de una mente trastornada

Yo no soy pintor


(Perdon menina)

La dama de la vega esta triste
pues aquel que no debió
haberse equivocado
se encuentra siendo
demasiado humano

Así su nombre
a sido invadido
por todo el ejercito
Reprimido

Observa por su ventana,
tal vez por su hermana acompañada,
el rio de diamantes no nacidos
los ve por lo que son,
carbones nada mas,
con los que se calientan
las hogueras
del calabozo
Corazón.

Ve a lo largo del camino,
se pudre el zacatal
la tierra con acido
se empoza
y esa morriña
no tiene pa´
donde agarrar

El árbol de los instintos
se empieza a secar,
los pañuelos a mojar
árido se ha vuelo el paisaje
árido se ha vuelto mi pincel.

Para la primera parte de este poema leer Morriña de otra tierra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s