Delirios de una mente trastornada

Neblina


Hay una gran regadera en tu cuidad, mas como una de esas que dan vueltas en los patios de los gringos; si, esas que dejan un rocio que te chupa la piel.

Esta guindada y hace que las gotas caigan poco a poco, gordas…

Es que veras, hay dias en los que creo que estas pintando ese techo, corriendo la regadera de lugar. Cambias la intensidad del chorro y lentamente un denso vaho me eriza los huesos.

Tu agua se queda pegada hasta que un dia, tal vez en una parada de bus o cuando buscas apresuradamente las llaves para entrar, un escalofrio te evapora, me abrazas y te vas. Pero yo se que el techo te llama, que liviana y en tu mundo no hay gravedad.

Yo se que vuelves ahi arriba por que veo el temporal.

Foto tomada por este caballero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s