Delirios de una mente trastornada

Silencio en la parada


Quisiera tanto,
que una de esas sonrisas
de autobús, me llevara a un café,
a un abrazo que resbale por el sudor.

Ven, no lo dejes entrar
grita o murmulla
pon música
o dime un aleluya

No me dejes con él
que no acalla las olas
que quieren romper
los corales donde
encuentro mis colores.

Y es que quisiera tanto
que esa sonrisa fuera tuya
y yo sin conocerla
te diría, ven tenemos
tantos aviones que olvidar.

Pero aquí no hay
mas que la tierra
del hueco que prematuramente
cave.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s