Delirios de una mente trastornada

Yesca


¿Qué fósforos?
¿Qué pólvora
encendería en mí la vida?
Pues no siento hoy
su llama atenuar.

Y el viento,
enemigo del alma,
ha soplado su furia
ha llamado a su amiga,
la lluvia, mas no ha podido
agotar, solo ha logrado
hacer la llama titilar.

¿Qué luz?
¿Qué rayo
ha brillado en mí nacer?
Pues opaca el intrínseco
amante de la vida,
sufrimiento primordial.

Y la oscuridad,
prostituta del quejar,
se arrastra, clavando mil púas,
en mi suelo; si es mío
¡Lo creo al andar!

¡Fósforo, pólvora
hoy te regalaré leña
para tu crepitar!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s