Delirios de una mente trastornada

Autarquia


Mirar a la vida
de frente, a los ojos,
como se ve
a un animal descarrilado;
tomarla del cuello
con tus dos manos
y apretar,
estrujar,
expulsar de ella el aliento.

Admirar el brillo
al atenuarse,
sentir los músculos
espasmódicos
en su cadencia
dar termino al confort

Y al ver la vida
retorcerse y morir
volverse del propio ser
amo y señor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s