Delirios de una mente trastornada

Père Lachaise


 

Tengo un cementerio de neuronas
tan concurrido que le llamaremos Paris
y es que no entiendo como
si me he embrutecido,
si he humedecido a la muerte,
ahumado sus ropajes,
aun irrumpes en mi, delirio tremens

¡Salte! ¡Vete!

es hora que mueras ya…
oh maldita memoria inmortal

Los rosetones de Nuestra Señora
se han roto y los veo
desde hace días caer,
¿Será que me cambiaron el vidrio
por plumas de cuervo?

Pues lo juro,
mis ojos no me engañan,
aun marcando una cruz roja en el suelo
ellos no caen y tu sigues aquí
con tus senos de chocolate
y la persona que alguna vez fui.

Me dijeron que la carne
quita el mal-sabor de la garganta,
he hecho una masacre solo para saborear
pero la boca me sabe a resaca,
tan seca que no puedo tragar.

Vestigio vertiginoso
viciosa vertiente
veneno vil

¡Vete!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s