Delirios de una mente trastornada

Madrugada


Hay aplanadoras en la calle
y vibran a una frecuencia que no sé,
golpeando el piso con un peso incalculable
para mi mente drogada

pero…

¿Cumplen bien su función, no?
logran en dias
lo que a la erosión le cuesta centenas.

Reitero,
hablar de ti
no es lo mismo
que comerse tu pelo al dormir

Y aunque comprima
el polvo
del cenicero
no logro con mis conexiones neuronales
materializar
el olor que el cigarro,
en la resaca,
dejaba en el tendon pulzante
de tu entrepierna
nunca lograre aplanar las arrugas
de tu lado de la cama

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s