Delirios de una mente trastornada

Rojo


Dame una noche,
dame 8 horas,
480 minutos,
puedes cronometrarlo o dejarte ir
puedes, inclusive,
si quisieses abrir mi torso,
acariciar mi estómago,
lamer mi hígado
y quitarme el ponzoñoso moho
del destilado cuerpo

Dame una noche,
no importa cuando, donde o porque,
dame hasta que el amanecer
queme tus ojos trasnochados
y las drogas hayan agotado tu cuerpo,
dame hasta que te de goma
y no quieras sentir mas,
nunca mas una salida o puesta de sol a solas

Al fin y al cabo
¿Que son 480 minutos? Si sabes
que el tiempo se relativiza
cuando un cuerpo se acerca a la velocidad de la luz

¿Que es para ti una noche menos?
¿Y cuanto podría ser una noche más?

Te doy mi palabra
la planta de tus pies
seguirá con fervor un carrito invisible de montaña rusa,
por el puro Luzbel
y el alienado Lucifer
que no te olvidaras nunca de lo que una lengua bífida puede hacer

dame una noche
y en las subsecuentes murmuras mi nombre entre sueños

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s