Delirios de una mente trastornada

Pena Capital


Murámonos hoy,
que tal vez mañana ya no quiera
 murámonos hoy,
 que en un par de semanas esperare a la muerte en un cuarto de plomo,
con armadura y soplete.

Murámonos hoy,
pues en unos meses tendré una legión,
 murámonos  hoy
 que en un año seré Conquistador de la muerte

Murámonos hoy, que sea este nuestro último sexo
 y cada estocada una reiteración afirmante de la vida,
cada beso manifiesto dicte las leyes físicas de nuestro momentum…

¡Vamos te ruego!

démonos muerte en la epitome del orgasmo,
que luego ya será tarde y vendrá el amor que todo lo corrompe.
Y si no morimos hoy, si no nos matamos en sexo
no moriré nunca y seré adicto e inmortal
démonos muerte de lo contrario….morirá mi libertad.

Anuncios

Una respuesta

  1. Por casualidad pude leerte… Eso si crees en la casualidad, sino dejemoslo como que la curiosidad fue cómplice al abrir cierto comentario en algún post del face…

    No sé porque pero este texto me recordó a una frase del Marqués de Sade: “Vamos a darnos indiscriminadamente a todo lo que sugieren nuestras pasiones, y siempre seremos felices… La conciencia no es la voz de la naturaleza, sino sólo la voz de los prejuicios”.

    3 enero, 2015 en 9:12 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s