Delirios de una mente trastornada

Entradas etiquetadas como “indecision

Juntos

El humo se acomoda
en mis pulmones,
el café pasa por mi cuerpo
tornándose amarrillo.
Pero tu sabor
se mete, irrumpe
en mi conciencia
abriendo mis neuronas
a una orgia,
una tormenta angelical.

Un corto choque eléctrico
trae la pregunta:
¿Será?

Iluminado imploro
el rush químico…

¡Ven maldito, déjame pasar!

No,  señora de negro
con usted ya no quiero mas
No me coja,
que su abrazo ya
me da igual.

Es a ella a la que quiero
desnuda y en pedestal,
frente a los jueces
que a ti parca
alguna vez te hicieron
reina y patrona
de mi potestad.

Señores, les presento
mi caso.
Con miradas,
caricias y orgasmos
mi razón casó.
Pero el miedo,
ese el de la inquisición,
su irrefutable error
encontró.

Les pregunto caballeros
¿Sera que me engañó?
¿Sera que me ama?
¿Sera que es ella
o será que soy yo?

No respondan verdugos;
no quiero que sea
ni el uno ni el otro,
quiero que seamos
los dos.

Link al site de la artista de la imagen

Anuncios

Nada

Revolviendo archivos en la compu me encontre este poema que escribi hace algun tiempo. Siempre me gusto pero nunca la publique ya que es solo la primera parte de un juego dialectico. El “Todo” nunca fue terminado y creo que nunca lo será, por consiguiente no hay por que esperar mas.

______________________________________________________________________________________________

Nada eres y en la nada me consumo
en pensamientos, observaciones, en tus recuerdos
en esa nada de la abstracción.

Nada eres y en la nada me consumo,
ausente se pierde tu mirada
en ese horizonte sin final.
La universidad del universo
me regala la luz de una estrella
que llega ahora como un lamento
de ese albor que murió
mil años atrás.

Nada eres y en la nada me consumo
invadido por ese perpetuo ocaso
del llanto de la tierra
que desea un dia interminable
para nunca tener que olvidar el ayer.
Para vivir siempre en la acción;
para ser siempre perturbado
por fotones que como ondas
rompen la tranquilidad
de esta empozada agua,
de este pobre charco
que alguna vez fue lluvia,
que un dia entre nubes divagó.

Nada eres porque  sin ti nada soy.