Delirios de una mente trastornada

Entradas etiquetadas como “sueño

Rojo

Dame una noche,
dame 8 horas,
480 minutos,
puedes cronometrarlo o dejarte ir
puedes, inclusive,
si quisieses abrir mi torso,
acariciar mi estómago,
lamer mi hígado
y quitarme el ponzoñoso moho
del destilado cuerpo

Dame una noche,
no importa cuando, donde o porque,
dame hasta que el amanecer
queme tus ojos trasnochados
y las drogas hayan agotado tu cuerpo,
dame hasta que te de goma
y no quieras sentir mas,
nunca mas una salida o puesta de sol a solas

Al fin y al cabo
¿Que son 480 minutos? Si sabes
que el tiempo se relativiza
cuando un cuerpo se acerca a la velocidad de la luz

¿Que es para ti una noche menos?
¿Y cuanto podría ser una noche más?

Te doy mi palabra
la planta de tus pies
seguirá con fervor un carrito invisible de montaña rusa,
por el puro Luzbel
y el alienado Lucifer
que no te olvidaras nunca de lo que una lengua bífida puede hacer

dame una noche
y en las subsecuentes murmuras mi nombre entre sueños

Anuncios

Para Anna

¡Ay! Que pudiera
el Amor ponerse en celo
pues mi pluma
del papel ya no tiene miedo

Y así la tomo
y seguir tomando espero
para regalarle a la historia
la belleza de tus senos

¡Dormir!
dormir eternamente
tambien quisiera
en el mencionado lecho
y entre sus almohadas
escuchar la noche en tu pecho
gritandome entera
que la vida es buena

Mas hoy
solo escucho la espera
susurrando quiero
quiero
quiero

Celosos, pues,
estan la Noche
el Amor
y Morfeo
sabiendo
que mientras el ocaso
me encuentre solo
y sin tu abrazo
no habrá somnolencia
¡No! no mas penitencia

Solo el despertar
iluminado
que escucha
de tus labios
mi deseo.


(Sin Nombre)

Esto lo escribi para una menina que esta cruzando el charco, muriendose de frio. Le pedi que le pusiera nombre, pero esta ocupada y enojada. Asi que  sera poema sin nombre hasta que ella decida lo contrario.

 

El martillo de nuestros pies
comparte su golpeteo
con millones de otros pares
en la larga historia de este pueblo.

 Me pregunto cuantas fotos
del parque
se habrán puesto amarillas ya
y el paisaje se enturbia
detrás de ti
mientras con mis labios titiriteros
le enseño a los tuyos
como baila la nieve alrededor.

 Tres capas de ropa y el cuero
no son suficientes
para ocultar el brincoteo
de nuestro amor.

Luego despierto;
con el cuerpo todavía en el mundo de los sueños
te abrazo, te beso
y recuerdo que estas lejos
que todo aquello fue la ausencia
y su veneno: la ilusión.

Ahí en la tierra de mis dioses
por tu belleza tengo una epifania
“Caliéntate con mi recuerdo
menina mia
ronrronea pensando
que el frio es a la mente
lo que el amor
al mediodía”